martes, 24 de febrero de 2015

Calle de la Ruda

Calle de la Ruda

La calle de la Ruda comunica la plaza de Cascorro  con la calle de Toledo.

El nombre a la calle le viene de la planta arbustiva así llamada, la Ruta Graveolens, que vale tanto como ornamental de jardín como hierba medicinal o como condimento. Hasta esta calle llegaban las tapias del huerto del cercano convento de la Latina y precisamente, en la parte de la calle se situaba un considerable plantel de Ruda, tal y como nos cuentan Cambronero.

El Malacatín empezó siendo una taberna de vinos, “aquí se bebía muy pronto; mi abuela me contaba que a las 4 de la madrugada ya venían los faroleros y los panaderos a tomarse un suave”, comenta Jose, bisnieto del fundador y cuarta generación familiar que continúa con la saga del cocido madrileño más conocido de la capital. 

El primer cocido se sirvió en el siglo XX y desde ahí, no ha cambiado lo fundamental: “un buen cocido necesita muy buenos ingredientes y echarle tiempo; lo que hacemos es traer lo mejor de lo mejor: chorizos de León, garbanzos de Zamora, morcilla de Asturias, codillo (curado, que no fresco) de Granada...”. Vamos, la mejor materia prima española en un platazo. Pero si de algo pueden presumir es de su sopa, ganadora de “La ruta del cocido” del año 2011, votada por comensales con muy buen diente.

El origen del nombre del restaurante es el de un mendigo que solía visitar el lugar, casi todos los días, un pobre cuya única obsesión era su guitarra y que se le conocía por Malacatín, siendo de la simpatía del personal y del propietario del local.

Dicho mendigo tan solo contaba en su repertorio con una simple melodía:

"Tin, tin, tin, Malacatín tin,tin,tin"

pero con la que conseguía sus copitas de vino de parte del señor Julián por lo que éste pasó a ser Julián el de Malacatín.

Ruta graveolensRuta graveolens, comúnmente llamada ruda es una especie de la familia Rutaceae, nativa del sur de Europa. Se suele cultivar como planta ornamental de jardín, en especial por sus hojas azuladas y por su tolerancia a suelos secos y al calor. También se cultiva como hierba medicinal y condimento.

Arbusto muy ramificado que puede vivir varios años, debido a esta longevidad el tallo puede volverse leñoso. Alcanza alturas de entre 70 a 100 cm. Las hojas semi-perennes, de color verde glauco, son alternas compuestas por varios segmentos de los cuales los laterales son alargados y el terminal ovalado o blanquecino, de consistencia algo carnosa. Las flores, forman ramilletes y tienen entre cuatro y cinco pétalos, siendo de un color amarillo vivo. El fruto es una especie de cápsula con cinco lóbulos. La planta entera tiene un aroma característico difícil de confundir con otros. El sabor de las hojas es ligeramente picante pero éste queda enmascarado por el intenso aroma que despide.

En la Biblia aparece mencionada (Lucas 11:42-43) esta planta como peganon este nombre se continúa empleando en el griego moderno como apiganos. En la taxonomía botánica actual Peganum denota un género muy lejano de la ruda denominado Zygophyllaceae.

En el edicto de Carlomagno Capitulare de villis vel curtis imperii artículo nº 70, aparece mencionada con el nombre de rutam.

No hay comentarios:

Publicar un comentario