miércoles, 4 de febrero de 2015

Costanilla de San Andrés

Costanilla de San Andrés

La Costanilla de San Andrés (también identificada con la plaza de la Paja como la plazuela de la Costanilla de San Andrés) es una empinada calle en cuesta del Madrid de los Austrias, que sube desde la calle de Segovia, junto a las tapias del jardín del Palacio del Príncipe de Anglona, ensanchándose en el espacio conocido popularmente como plaza de la Paja y llegando luego hasta la plaza de los Carros. Tomó su nombre de la Iglesia de San Andrés, levantada al final de la cuesta en uno de los entornos más castizos y antiguos de la capital española.

Costanilla de San AndrésVarios historiadores (Répide, Peñasco y Cambronero) sitúan en el ensanche de esta costanilla la imprenta del librero Enrique Rubiños, en la rinconada que forma el edificio vecino a la Capilla del Obispo, con la fachada del que fuera Palacio de los Vargas en el siglo XVI. Quizá al hilo de libros, libreros, ilustres palacios y humildes vecinos, Benito Pérez Galdós hizo protagonista de sus novelas —como a muchos otros rincones de su Madrid— a esta empinada costanilla, que ya en el siglo XI había subido en paseo triunfal al rey leonés Alfonso VI, tras rebasar el "portillo del Aguardiente".

Ramón Gómez de la Serna, glosando la historia de la madrileña plaza de la Paja, confiesa su predilección por la tradicional denominación de ese espacio como "Costanilla de San Andrés, por mejor nombre que el vulgarote de plaza de la Paja, (que) fue en su primera etapa cementerio de fundadores, y allí reposó San Isidro, que probó la tierra primera bajo su suelo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario