lunes, 16 de febrero de 2015

Calle de Preciados

Calle de Preciados

Preciados es una calle que comienza en la Puerta del Sol (una de las diez calles que desembocan en la Puerta) y termina en la Plaza de Santo Domingo, pasando por la plaza de Callao, donde hace un quiebro a la izquierda.

Primeramente se llamó Cava del Arrabal. La mayor parte del terreno de esta calle pertenecía a la casa de campo que tenían los reyes de Castilla como quinta de recreo y otra parte pertenecía a las eras del convento de San Martín. Posteriormente, dos hermanos apellidados Preciado y conocidos por “los Preciados”, compraron a los monjes estas tierras y construyeron en ellas sus casas. En ellas establecieron el peso real, porque tenían arrendado el almotacén (persona o entidad que se encargaba oficialmente de contrastar las pesas y medidas) de la Villa. Y se hicieron tan famosos por cumplir a rajatabla su oficio de comprobación e imponer las correspondientes multas a los mercaderes que no tenían pesas, que la calle que empezaban a edificar tomó su nombre.

Existe un callejón de igual denominación que comunica ésta de Preciados con la del Maestro Victoria y que en tiempos se llamaba callejón del Codo, por la forma que tiene.

En la misma calle de Preciados estaba la plazuela del Conde de Mora que era un ensanchamiento de la propia calle y que tomó el nombre de la casa del conde de Mora aquí situada y que al ser derribada dio origen a la plaza. La plazuela desapareció al construirse la calle de Preciados junto con otra plazuela, la de Palayuelos, de la que no se sabe con exactitud su emplazamiento. Ésta debía su nombre a un hombre apellidado Palayuelos que vivía aquí.

En la esquina de la calle con la Puerta del Sol estuvo la primera Inclusa de Madrid denominada Casa Real de Nuestra Señora de la Caridad y San José

Ya en el siglo XX, en 1943 el empresario Pepín Fernández emprendió sus actividades comerciales en esta céntrica vía abriendo uno de los primeros centros comerciales madrileños, Galerías Preciados, que tomó el nombre de la calle.

Se trata de una calle con diversos locales comerciales y ocupa el quinto puesto de las calles del mundo donde es más caro el alquiler. Es famosa por la presencia de El Corte Inglés y otras franquicias internacionales.

Junto con la vecina calle del Carmen, fue una de las primeras vías urbanizadas como peatonales por el Ayuntamiento de la Villa, en los años setenta.

Es un punto turístico de la capital abarrotado todo el año de gente, de músicos y de multitud de tiendas de artículos folclóricos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario