viernes, 20 de febrero de 2015

Calle de la Primavera

Calle de la Primavera

La calle de la Primavera, a escasos metros de la plaza de Lavapies, se ubica entre la calle de la Esperanza y la calle de la Fe.

Entre calles marcado nombre religioso, sorprende primeras toparse con una de nombre tan poético. Aunque esta calle pudiera asociarse a flores, colorido y espacios abiertos, nada tiene que ver con su realidad actual. Es una con tráfico y angostas aceras.

La zona era muy frecuentada a partir del reinado de Enrique IV en las mañanas de primavera. También se llamó de la Damas o de Buenavista. Aunque Capmani cuenta que aquí estuvieron la fuente y el paseo de las Damas, lugar frecuentado a partir del reinado de Enrique IV, lo cierto es que como bien explican Peñasco y Cambronero, la citada fuente así como el paseo son posteriores pues datan del siglo XVIII y no estuvieron aquí sino en el camino del Pardo. 

En esta inclinada calle se celebraba la festividad de la Cruz de Mayo. Una bonita estampa que en la primavera brillaba aún más. Una mirada embriagadora, opuesta a la actual, que se acentuaba precisamente con la pendiente de la calle y que, contemplada desde su punto más alto, regalaba una visión de gran belleza y frescor.

Pero éste no es el único secreto que esconde esta modesta calle. En ella, más concretamente en el número siete se ubicó el Teatro Barbieri, uno de los más antiguos de la ciudad. Se estrenó el día de Todos los Santos de 1899 con la obra ‘Don Juan Tenorio’ de José Zorrilla. Fue en su momento uno de los más modernos de Madrid e incluso tenía un techo que se podía abatir los días de buen tiempo, en menos de cinco minutos, tal y como se hace hoy en los modernos estadios de fútbol. Sin embargo, desapareció en 1917 por culpa de un devastador incendio.

Antigua letrilla de Madrid:
 El Paco es un pollo-pera
 Muy ‘remilgao’ y muy feo
 Que siempre anda de paseo
 Por la ca’ de la primavera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario