viernes, 10 de abril de 2015

Calle Mayor

Calle Mayor

La calle Mayor es una vía principal de las que desemboca en la Puerta del Sol y la que fue oficial Casa de la Villa (casa del Ayuntamiento de Madrid). No toda la extensión actual fue denominada calle Mayor. La historia de la calle va unida a la historia de Madrid, no hay recepción real que no pasara por esta calle a través de la Puerta del Sol.

La calle Mayor, que en la actualidad se extiende desde la Puerta del Sol hasta la Cuesta de la Vega, constaba de cuatro tramos diferenciados en los siglos XVI y XVII, cada uno con una denominación distinta.

Con tal nombre sólo se conocía la parte extramuros, comprendida entre la Puerta del Sol y la plaza del Comandante de las Morenas. Desde aquí hasta la calle de los Milaneses, era designada como Puerta de Guadalaxara (por ubicarse en este enclave el principal acceso de la antigua muralla cristiana). Hasta la plaza de la Villa, se utilizaba la expresión de Platerías, dada la abundancia de comercios de este tipo; y hasta la Cuesta de la Vega, era designada como calle de la Almudena, por la desaparecida iglesia del mismo nombre, fundada sobre una primitiva mezquita.
Calle Mayor
Calle Mayor

La calle Mayor fue una de las más importantes del Madrid de los Austrias, al comunicar la zona del Real Alcázar con la Puerta del Sol y, desde aquí, con los caminos de Alcalá de Henares y de los Jerónimos, dos de las principales salidas de la ciudad.

Configurada por edificios entre tres y cuatro alturas, con soportales, destacó por su intensa actividad mercantil. En su entorno se instalaron los gremios artesanales especializados en artículos de lujo, tales como como joyeros, plateros, sederos, bordadores de encajes y zapateros, entre otros.

Además de constituir un relevante foco comercial, fue el lugar de residencia de diferentes familias nobiliarias durante el siglo XVII. Aún se conservan los palacios del marqués de Camarasa, de los Consejos y del duque de Abrantes, este último con profundas transformaciones en relación con su aspecto original, fruto de las dos remodelaciones llevadas a cabo en el siglo XIX, en las cuales se cambió su fachada principal y se demolieron sus dos torres laterales, de inspiración herreriana. Entre los palacios desaparecidos, figura el del conde de Oñate.

La calle también tuvo un fuerte carácter institucional. En su tramo intermedio, enfrentada a la Plaza de la Villa, estuvo la Parroquia del Salvador, donde el Concejo de Madrid celebraba sus juntas hasta la construcción de la Casa de la Villa. También fue escenario de numerosos actos públicos, como desfiles y procesiones. Con el fin de que la Familia Real pudiera contemplar los mismos, el arquitecto Juan de Villanueva incorporó en la fachada septentrional de la Casa de la Villa, que da a la calle Mayor, la llamada galería de columnas toscanas (1789).

En la calle Mayor tuvieron lugar distintos episodios históricos. En 1578 fue muerto a estoque Juan Escobedo, secretario del Consejo de Hacienda durante el reinado de Felipe II, y en 1622 fue asesinado Juan de Tassis y Peralta, conde de Villamediana. El 31 de mayo de 1906, desde el número 84, en el edificio donde esta el restaurante Casa Ciriaco, se produjo un atentado fallido contra el rey Alfonso XIII y su esposa, Victoria Eugenia de Battenberg, durante el desfile celebrado el día de su boda. En la confluencia de las calles Mayor y Sacramento, se encuentra situado un monumento conmemorativo, que recuerda a las víctimas del suceso.


Junto a los conjuntos monumentales de la época de los Austrias, señalados anteriormente, la calle Mayor posee atractivos turísticos de periodos posteriores. Es el caso del edificio de la Compañía Colonial, de estilo modernista; de la farmacia de la Reina Madre, fundada en 1913, sobre un antiguo establecimiento que proveía medicamentos a la reina Isabel de Farnesio(1692–1766), de quien toma su nombre; y la pastelería El Riojano inaugurada en 1855 y prototipo del comercio tradicional del siglo XIX.

No hay comentarios:

Publicar un comentario